Tu recomendador de Juegos
Iniciar Sesión
Inicio Crysis 3 - PC Análisis de jesus_pena

31,9

Imágenes
1
Videos
0
Análisis 1
Comentarios 4
 
#14286
Valora la ficha:
Recomienda este juego
Acción/Combate, Shoot 'em up, FPS
Crytek GmbH
EA
21/02/2013
Varios Jugadores
Si
50,95
Compra este juego en:
Amazon
Creación:
09/03/2013
jesus_pena
Lo quieren 2
Lo están jugando 0
Lo han terminado 1
Lo han abandonado 0
No les interesa 0
Votaciones del juego
- 1 votos
Mi voto
-
jesus_pena
@1.
jesus_pena, Hace 3405 días.
Valora el comentario
7,0

Crysis. Marca sobrevalorada para unos, de absoluto culto para otros... Lo único cierto es que es la saga que ha encumbrado a CryTek no sólo como uno de los estudios punteros en el ámbito tecnológico, sino también como un equipo de referencia desde el punto de vista jugable. Para lograr ese estatus en el estudio alemán dos videojuegos han bastado: Far Cry y Crysis, y además hay que sumar otros tan estimables como su sobresaliente segunda parte, únicamente lastrada por algunos poco disculpables problemas de inteligencia artificial.

¿Qué tenemos ahora entre manos? Una tercera entrega que tiene una enorme presión encima de los hombros. En un momento en el que todo hace indicar que la actual generación de videoconsolas tiene los días contados, algo que arrastra lamentablemente a los desarrollos en PC, el estudio teutón comandado por Cevat Yerli y compañía tiene una doble misión: por un lado asegurarse de garantizar que el futuro de la IP es fuerte a pesar de algunas críticas (algo desmedidas) que recibió la secuela de 2011 y de sus intenciones de convertirlo en un free-to-play, por otro lado demostrar que no se descuidan las versiones para compatibles a pesar de la obvia problemática que supone trabajar en proyectos de estas características en plataformas tan distintas.

Si ha conseguido todas sus ambiciosas metas es algo que dejamos a tu descubrimiento a lo largo del análisis, sin embargo ya hay algunas pistas que podemos irte dando y que seguro has deducido de la valoración numérica. Por un lado algunas de las quejas como las de la IA han sido corregidas, aunque sólo a medias, y por otro se ha trabajado también en aumentar algo las dimensiones de unos escenarios que ahora son algo más grandes sin que se reste un ápice al rotundo apartado gráfico que, como era de suponer, es incluso más impresionante en una versión de PC netamente superior. Lamentablemente no es oro todo lo que reluce, y el cierre de la trilogía también supone algunos pasos atrás que vamos a detallar a continuación, y que tendrán mayor o menor importancia en función del paladar, pero que definitivamente están ahí para restar impacto a la experiencia. Por ejemplo hablamos de menos momentos épicos en una campaña mucho más breve y menos memorable, así como de una cantidad de novedades insuficiente. Justificados argumentos para hablar de un título notable, pero al que le ha faltado algo para ser una recomendación inapelable.

Profeta en Nueva York


Crysis 3 da comienzo casi 25 años después de los eventos que vivíamos en Crysis 2. Si tuviste oportunidad de disfrutar de él en su momento, recordarás que contaba con una narrativa bastante interesante que mezclaba con mucha habilidad un desarrollo bastante pausado y una temática de fondo apasionante. Al comienzo de la historia todo parecía algo rutinario, pero conforme ésta iba avanzando podíamos ver cómo todo se desarrollaba en favor de una trama más compleja en la que tenía cierta importancia la mezcla de lo biológico y lo mecánico, y donde la invasión extraterrestre tenía cierto trasfondo y un sorprendente sentido. No era un mensaje de advertencia muy sesudo, y desde luego no tenía la calidad narrativa de una obra teatral de David Mamet, pero hacía su trabajo de guiarnos hacia delante de una forma fantástica sin entorpecer la acción, algo que es lo que estimamos necesario en un shooter.

Crysis 3, por su parte, cuenta con algunas bazas a su favor para superar a Crysis 2 en el campo del guión, aunque si lo ha conseguido o no es otro cantar. Para empezar hablamos de un título con unas animaciones y expresiones faciales superiores, y con unas cinemáticas mucho mejor conseguidas y también mejor integradas en una acción de la que nunca nos hace abandonar la perspectiva subjetiva... tan solo en unos tiempos de carga que vuelven a estar enfocados en darnos instrucciones en voz en off. Sin embargo el enfoque grandilocuente de aquella secuela se pierde por el camino, y en esta ocasión se trata de buscar un prisma algo más personal: más centrado en sus héroes y villanos.

Regresa, de hecho, Prophet al rol protagonista, que ha pasado cierto tiempo criogenizado hasta que el memorable Psycho, bastante desmejorado, lo rescata junto a un pequeño equipo de la resistencia. La supervivencia en la quebradiza Nueva York que presenta el juego de CryTek es cruel y devastadora, así que este pequeño grupo de hombres trata de subsistir como buenamente puede en una zona en la que los CELL y los Ceph son enemigos feroces y desalmados. El juego da comienzo con una elegante cinemática y sus créditos que nos van poniendo en situación de una forma sorprendentemente onírica, y no pasan ni un par de minutos antes de que nos ponga un arma en las manos y, tras presentarnos la situación límite, nos proponga solventar cualquier contexto que se nos ponga por delante a tiros. 

Así comienza una campaña individual de duración muy variable, una que puede llevarnos poco más de cinco horas si somos de los que gustan de desafíos intensos y descerebrados, y que se multiplicará notablemente si por el contrario preferimos un acercamiento algo más sesudo y planificado u optamos por las dificultades más altas (en PC son las cuatro de consolas más Guerrero Post-Humano. Hay sitio para los dos estilos de juego en un Crysis 3 que, sin embargo, ofrece mejores resultados cuando nos tomamos un respiro y ponemos freno a su ritmo trepidante para estudiar el contexto y asegurarnos de que el siguiente paso a dar es el adecuado.

Nos gusta que se renuncie al estilo habitual de muchos shooters de frases chulescas y de clásica camaradería previsible y soez entre soldados. Los protagonistas de Crysis 3 son gente desesperada y al límite, pero también inteligente e interesante; pero eso no es óbice para exigir un poco más de sustancia en cuanto a situaciones y desarrollo: especialmente teniendo en cuenta los buenos réditos que vivimos con la segunda parte. Por si fuera poco la recta final del programa no es muy brillante, aunque cierra los arcos argumentales y por el camino nos habrá permitido vivir un buen puñado de situaciones con algo de trasfondo, e incluso algunos momentos con cierto regusto dramático que puede que nos pillen por sorpresa. Luces y sombras para un guión interesante, aunque algo por debajo de a lo que quedamos acostumbrados con su predecesor.

Guerrero del Siglo XXI

En la entrada del artículo hemos querido dejar claro que el que nos ocupa no es un título demasiado innovador. ¿Los motivos? Principalmente relacionados con un concepto jugable que cambia en mucha menor medida de Crysis 2 a Crysis 3, de lo que el original lo hizo con su secuela. El juego de 2013 es una suerte de versión potenciada, corregida y aumentada de la segunda parte en algunos ámbitos, pero también una que carece de algo de la chispa y el factor sorpresa que la saga ha venido ofreciendo como garantía de calidad y de componente único desde su lanzamiento.

Huelga decir que sigue sin haber nada parecido a lo que ofrece Crysis en el mercado, con su mezcla de acción táctica, shooter hiper-destructivo y formidable espectáculo visual multiplataforma. Es un equilibrio perfecto entre tres patas de una imposible silla de considerable valía, y una medida muy bien gradada de la presencia de cada uno de éstos dentro de una fórmula que funciona tan bien por ofrecer espacio a cualquier perfil de usuario: desde el más gustoso por la paciencia y el combate a distancia, hasta el más deseoso por un combate de rango cercano y ritmo trepidante... pasando lógicamente por el que no tiene problema en mezclar ambos contextos en función de la situación: sin duda la tipología de jugador más beneficiada por el cariz del programa.

Lejos quedan ya los tiempos del rígido esquema del nanotraje que proponía el Crysis original, el cierre de la trilogía se siente más cómodo en el bosquejo de la segunda entrega y propone a partir de él. Así volvemos a contar con los poderes habituales de velocidad máxima, salto aumentado, resistencia a la munición y a los golpes y caídas, camuflaje óptico para invisibilidad casi total, ópticas de visión térmica, fuerza desproporcionada... Una serie de opciones que podemos volver a alternar a nuestro entero gusto, y que se convierten también en nuestra mayor cota de libertad dentro de unos mapeados que ya de por sí son bastante más abiertos que los de su antecesor. 

Usa la Cabeza

Pero, ¿y desde el punto de vista táctico? Ahí es, como ya hemos dicho, donde se crece este Crysis 3, y también donde están las principales novedades de esta entrega. Para empezar basta con un pequeño vistazo para darse cuenta que el interfaz táctico, desbloqueable con sólo pulsar la cruceta hacia arriba, ha sido fuertemente revisado. Quizá los desarrolladores del juego no estaban conformes con la cantidad de información que se ofrecía antes, o sencillamente no lo consideraban lo suficientemente sofisticado, sin embargo sin importarnos los motivos lo que sí podemos asegurarte es que se trata de un interfaz de nueva generación para el nuevo diseño del nanotraje.

Para empezar la información que aporta sobre los enemigos a los que apuntamos con él es mucho mayor, permitiéndonos tener un vistazo general sobre su complexión sin importar la distancia a la que estemos y nos deja una vez más etiquetarlos para saber dónde están en todo momento. Además, entre algunas otras características, nos permite también el pirateo de dispositivos, algo que puede ser tan sencillo como habilitarnos cruzar una puerta de alta seguridad o tan peligroso y sensible como desactivar una mina o una torreta ametralladora. En cualquier caso la mecánica de hackeo siempre es la misma, se trata de superar un simple minijuego en el que necesitaremos bastante precisión y observación para reconocer una serie de patrones que se reproducirán cíclicamente y en los que tenemos que apretar el botón adecuado en el momento exacto. Sencillo, ¿no? Pues esto tan básico nos permitirá incluso cambiar el destino de los objetivos de armas automatizadas enemigas y convertirlas en aliadas, lo que puede suponer una ventaja táctica importante. 

Es por eso que siempre es tan importante revisar el escenario antes de dar un paso, y es que el reconocimiento de lo que tenemos delante es fundamental especialmente en los niveles de dificultad más altos. En los más bajos el juego es un paseo por el parque, algo a lo que no contribuye en nada una inteligencia artificial muy mejorada con respecto a Crysis 2 pero todavía despistada también en compatibles y a años luz de los impresionantes resultados del juego original, pero en los retos más altos la planificación es la clave. Aquí entra en juego también el sigilo, que en esta ocasión se beneficia tanto de unos escenarios donde la impresionante naturaleza nos puede enmascarar fácilmente, como de la ya habitual presencia del camuflaje óptico. Sin embargo la gran novedad en este campo es el arco y las flechas, una posibilidad más a la hora de aportar alternativas de combate. Podemos escoger su tipo de munición (explosiva, eléctrica, con un virote mejorado...), pero su gran virtud es la de permitirnos disparar sus proyectiles sin hacer ruido y sin renunciar a agotar la barra de nuestra invisibilidad.

El juego, así pues, no es en absoluto rácano en cuanto a posibilidades, pero ¿qué le ha faltado para haber alcanzado una calificación mayor? Varios factores, pero principalmente el que tiene que ver no sólo con una manifiesta falta de chispa para generar situaciones o contextos distintos a lo visto en el pasado, sino también con cierta ausencia de ese componente espectacular y sobrecogedor que tanto nos había agradado. Secuencias épicas como las del original o incluso Warhead ya sabemos que quedan algo lejos de las capacidades de lo que CryTek busca ahora con un desarrollo multiplataforma, sin embargo sí buscábamos que al menos se alcanzara la cota gloriosa y grandilocuente de secuencias de Crysis 2 como la de la estación de tren o determinados momentos del primer tercio de aquella campaña. 

Crysis 3 es más funcional, más discreto en todo lo que hace: trabaja sin estridencias. Desde el punto de vista de los controles y los combates el juego es absolutamente impecable e irreprochable, no hay ni un pero que ponerle, pero el hecho de que todavía la inteligencia artificial siga cometiendo estupideces es un tanto desalentador. De acuerdo en que ya no se queda estática, como en aquellos imperdonables momentos de la secuela, pero todavía tiene una cortedad de miras y de oídos importante. Esto estropea un tanto todo el factor de planificación y ejecución que tanto nos agrada, y si bien lo veíamos también en momentos puntuales de Crysis 2, lo cierto es que la épica de las entornos y el genial trazado de los mapeados de aquel compensaba. Aquí, en cambio, falta algo de intensidad en una campaña que no flaquea en su conjunto y que brinda algo de variedad con niveles a bordo de vehículos, disparos desde torretas... pero que tampoco acaba de brillar en su conjunto, y que además nos ofrece algunos niveles muy irregulares como la lamentable e inexplicable fase final. Ésta nos deja con un sabor de boca bastante más pobre de lo que esperábamos y que, junto al resto de pegas anteriormente citadas y la escasa repercusión de algunas novedades como las prescindibles misiones secundarias, impide al título alcanzar la calificación sobresaliente de la que sí se hizo acreedor su anterior episodio.

Cazador Cazado -Multijugador-

El multijugador de Crysis fue una sorpresa, y el de la segunda entrega fue incluso francamente estimable. Hablamos en ambos casos de un añadido a la campaña complementario y agradable, un entretenimiento directo y sin muchas complicaciones con el que pasar el rato. ¿Qué podemos decir de la parte on-line de Crysis 3? Que la idea es la misma, ofreciendo una vertiente on-line completa y competitiva pero que no cuenta con nada de particular que la haga sobresalir y que nos ayude a sentir un particular interés por algo más allá de los siete escuetos capítulos de la campaña.

Para empezar las distintas modalidades son bastante estándar, sin nada que se salga de lo que se ha convertido en habitual del género de la acción en primera persona. Punto de Impacto, Extracción, Combinación o Cell vs Rebeldes son rimbombantes nombres para un puñado de alternativas que no se salen demasiado del patrón habitual: una abundante selección de estilos que van desde el combate a muerte (en solitario o por equipos), la captura de bandera, la defensa de zonas calientes... Todos ellos cuidados, limpios y bastante efectivos, pero sin nada que los haga destacar, no sólo en términos de innovación sino también de ejecución. 

La gran novedad, sin embargo, es la de un estilo de supervivencia denominado Cazador. Aquí los jugadores se dividen en dos equipos, que jugarán al gato (soldados con nanotraje) y el ratón (tropas Cell) en papeles que se intercambiarán por rondas. Así si comenzamos en el bando de cazadores pasaremos a ser presas en la siguiente ronda, y de hecho si somos operativos Cell y morimos pasaremos a ser cazadores y lucharemos contra nuestros antiguos compañeros para participar de la batida. La clave está en que el bando que ataca tiene los poderes del nanotraje a su servicio y tiene dos minutos para dar caza a todos sus trofeos, mientras que éstos no cuentan con ventaja alguna salvo unas granadas que enturbian el radar del sofisticado prototipo, mientras buscan defenderse como pueden durante esos 120 segundos que pueden hacerse eternos.

El uso de las habilidades del traje, tanto en este modo como en los otros diez disponibles, vuelve a ser la principal seña de identidad del multijugador de Crysis 3 y lo que lo hace único. El problema viene intrínsecamente relacionado con las características del juego a través de la red, y tiene principalmente que ver con el ritmo vertiginoso al que sucede todo en pantalla. Si disfrutamos de la esencia más directa del shooter de CryTek vamos a disfrutar mucho de su imprevisible e incontrolable multijugador, donde cada esquina es una sorpresa y hay que explorar todos los rincones en busca de un enemigo letal y camuflado, si queremos algo más táctico y sesudo nos quedan algunas ráfagas del modo Cazador y... poco más.

Bello Futuro -Gráficos y Tecnología-

Desde la óptica visual hay poco que reprochar a Crysis 3 en consolas, y las sensaciones son incluso más positivas en PC. Se trata de un videojuego absolutamente puntero, y uno que es capaz incluso de mejorar el aspecto gráfico de su predecesor que ya era poco menos que un referente en el momento de su lanzamiento hace ya un par de años. El salto no es particularmente notorio a simple vista, pero si se observan detenidamente los dos productos se percibe un avance notable en aspectos fundamentales.

Para empezar los modelados de enemigos y aliados vuelven a ser una de las guindas del pastel. El acabado de todos ellos es absolutamente fantástico, con unas animaciones francamente buenas y unas texturización y carga poligonal de una calidad admirable teniendo en cuenta la amplitud del contexto que se propone. Lo mismo podemos decir de los escenarios, que a pesar de que están fundamentados de nuevo en lo que veíamos en términos artísticos en Crysis 2, en esta ocasión buscan ampliarse con algunos elementos interesantes como la presencia de una vegetación que invade de forma incontrolable los entornos urbanos, y que crea fenomenales mezclas entre lo natural y las construcciones humanas. Punto álgido de los diseños a nivel conceptual, y representación máxima de la superioridad de una versión para PC que es mucho más nítida y detallada que el resto.

Los telones de fondo son algo más grandes como ya hemos adelantado, pero también dotados de cierto carácter independiente. Cada sección del lanzamiento tiene un carácter bien definido, y el conjunto se beneficia de ello haciéndonos sentir en mayor medida una sensación de viaje que en su algo más perseverante predecesor. Las mejores partes del título vienen, de hecho, en el primer y desolador tercio de campaña, de un realismo brutal en ordenadores gracias a la gran calidad de las texturas, y que resplandecen notablemente antes de que las construcciones futuristas y alienígenas se entremezclen con el conjunto y le den a la unidad un aspecto algo más genérico.

Toda esta calidad visual tenía una penalización de rendimiento en momentos muy puntuales en consolas, pero en PC la optimización es por lo general algo más exacta. Sí es cierto que en equipos verdaderamente punteros de Nvidia, y con configuraciones SLI, el producto ofrece algunos inexplicables problemas con la tasa de imágenes por segundo que, confiemos, se solucionen con un parche inminente, pero en el resto de equipos y configuraciones su funcionamiento es bastante exacto. En el equipo de pruebas habitual de redacción i7 (2,80Ghz), 8GB de RAM y GeForce GTX 560 Ti, no podemos quejarnos de la fluidez del programa, con una resolución de 1920x1080 y la mayoría de opciones gráficas en "Alto", pudimos disfrutar de una experiencia razonablemente rápida (por encima de los 40 frames por segundo, aunque con alguna caída notoria en momentos de carga visual máxima). En un equipo más limitado, y cercano a los requisitos mínimos, el resultado fue algo más constante, aunque también más pobre en lo visual, y en uno más potente experimentamos las ya mencionadas incidencias de un frame-rate excesívamente errático. La mejora visual en PC es obvia, aunque enmarcable dentro de la superioridad de la plataforma, lo que unido a algunos peros sobre su fluidez nos obligan a mantener la valoración tecnológica en PC y consolas.  

El programa cuenta con una serie de parámetros gráficos a definir bastante generosos, muy en la tradición de lo que debe ofrecer en cuanto a características escalables debe ofertar. Las alternativas generales tocan aspectos bastante genéricos como la resolución, el modo ventana, el antialiasing, la sincronía vertical o la calidad de las texturas, pero además permite definir las especificaciones de sistema entre cuatro alternativas que aglutinan varios condicionantes en función de nuestro ordenador. En Opciones Gráficas Avanzadas tenemos una decena de alternativas a pormenorizar con aspectos algo más secundarios como la calidad de las partículas, el post-procesado, el efecto de profundidad, las sombras o el agua entre muchos otros filtros. Lógicamente el clásico recurso 3D de CryTek también está disponible en la versión para ordenadores, con un efecto muy logrado y sin recorte visual o de particular rendimiento aparente.

Por otra parte, y buscando ya el colofón de toda la faceta estética, tenemos que hablar de unos efectos de iluminación y partículas extraordinarios, que llevan como lastre el requisito de contar con soporte DirectX11 como ya se anunció. Mención especial para algunos instantes relacionados con la luz, especialmente llamativa en PC, posicionada con exquisito gusto, y que hace que cuando mejor aspecto tenga el programa es precisamente de día. Los efectos de partículas son igualmente brillantes en la versión para compatibles. Aspectos como la flojísima inteligencia artificial o algún bug esporádico no hacen sino enturbiar ligeramente un apartado tecnológico que, por lo demás, sólo admite las pegas de configuraciones Nvidia muy determinadas.

En lo tocante al sonido las noticias son incluso mejores. Hablamos de un producto que cuenta a sus espaldas con el garante de valores de producción de audio del que suele hacer gala Electronic Arts. La banda sonora es firme y pomposa, digna de cualquier película de acción de Hollywood en cuanto a número de partituras y a la calidad de éstas. Por otra parte el programa llega a nuestro país doblado a nuestro idioma con buen nivel, y con unos efectos para las armas tan buenos como en entregas anteriores. 

Comentarios del análisis

Todavía no hay ningún comentario. Cuéntanos lo que sepas del juego y deja tu huella.
Copyright © WeScoreGames 2010